Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

miércoles, 20 de agosto de 2014

Revista Viajes y Turismo: La Ramos enloqueció a los madrileños con sus cuplés . (Fiestas de La Paloma 2014)

"Las Vistillas a los pies de "La Ramos"©Llaneza Photo 2014


Hemos recibido esta crítica publicada en la revista: "Viajes y Turismo" a la actuación de Olga María, "La Ramos" el pasado fin de semana en "Las Vistillas" con motivo de las Fiestas de La Paloma.
Os dejamos el enlace y os la transcribimos (para mayor comodidad). Esperamos que os guste.




La Ramos enloqueció a los madrileños con sus cuplés


En el incomparable marco de Las Vistillas – lugar castizo por excelencia en el barrio madrileño de La Latina – las fiestas de La Paloma son ejemplo de alegría musical y gastronómica, con un tipismo difícil de superar y que se mantiene desde hace muchos años, dando comienzo con las festividades de San Lorenzo y la Virgen de la Paloma. En este lugar, ha tenido lugar una fiesta castiza muy especial donde La Ramos – Olga María Ramos, hija de la inolvidable Olga Ramos – mostró su arte de cupletóloga, que es como se presenta ante los amantes del cuplé, una muestra musical que tiene más de 100 años de vida.
Aquí me tienen, soy... "LA RAMOS".©Llaneza Photo

Con un público entregado y frente al escenario, que era marco incomparable para La Ramos – allí estaban expuestos centenarios y maravillosos mantones de Manila – los cuplés y el casticismo, fueron en la voz, los adornos y la simpatía de la cupletóloga, un atractivo que siguió el público participando en diferentes interpretaciones, que mostraron el atractivo que mantiene el cuplé en los barrios de la capital de España, en “El Foro”, como los madrileños gustan de definir a su ciudad. Se oyeron el “Ven y Ven”, con su picardía; “Las Tardes del Ritz”, rememorando una época inolvidable; “La Regadera”, donde el público participó en los segundos sentidos de su letra; “La Violetera”, que supuso la cercanía de la artista, bajando del escenario y regalando violetas al público; “Doña Mariquita”, llena de romanticismo, y como no podía ser de otra forma, con la evocación del “Madrid”, de Agustín Lara, que el público coreó y aplaudió con enorme entusiasmo, presumiendo de vivir en esta ciudad.

"Tengo un jardín en mi casa... "©Llaneza Photo 2014

Con una exhibición de mantones, el cuplé triunfó de nuevo con la voz, el gestó y la sonrisa de La Ramos, recordando a Olga Ramos, que en pocas fechas hará nueve años que nos dejó. Aunque no fue del todo ya que, en algún momento del espectáculo, se pudo oír su voz grabada, una incomparable voz, cuando tenía ya 83 años, momento en que se emocionó todo el público.

La Ramos es mucho más que una artista del cuplé y lo demostró con dos ejemplos: denunciando la barbarie del Toro de la Vega y presumiendo de ser madrileña y española, asegurando que el que no quiera ser español: “Peor para él”. Siguió el espectáculo de Las Vistillas, con la actuación de Loquillo, con quien, La Ramos se fotografió y charló, mostrando que pueden convivir dos tipos BIEN diferentes de música, pero siempre con profesionalidad y calidad.

"Y ven y ven y ven,
 Loquillo, vente conmigo,
no quiero para pegarte, mi vida
ya sabes "pa" lo que digo"
©Llaneza Photo 2014

lunes, 18 de agosto de 2014

Entrevista a La Ramos en TeleMadrid. 13 de julio de 2014




Y para culminar las fiestas de San Lorenzo, San Cayetano y La Paloma, os "regalamos" la entrevista ofrecida por TeleMadrid a Olga María, "LA RAMOS".

Esperamos que os guste. Gracias a Francisco Vam por rescatarlo y colgarlo rápidamente.


jueves, 14 de agosto de 2014

PREGÓN A LA VIRGEN DE LA PALOMA por Olga María Ramos

Virgen de La Paloma

Queridos visitantes de acá y acullá… Madrid es una Fiesta! La villa y Corte se engalana de farolillos y mantones, el aire se impregna de aroma a hierbabuena, claveles y churros (qué ricos) y es que estos días… ¡Estamos de verbena!

 Y para ponernos en situación…

¿Qué mejor que el violín de Olga Ramos y el piano de Magda Martín?

                                


PREGÓN A LA VIRGEN DE LA PALOMA
Agosto de 2014
Los bomberos portan a su patrona
Por Olga María Ramos

Es virgen muy venerada
la virgen de la Almudena
y aunque mucho la queremos
hay otra más madrileña.                                        


Me refiero, amigos míos,
a esa virgen que se asoma
portada por los bomberos
¡La virgen de la Paloma!
Pintura que refleja como Isabel Tintero rescató el lienzo

Dicen que unos mozalbetes                                              
en el siglo XVIII
jugaban en un solar
con un retrato precioso

Mas llego Isabel Tintero
y viendo lo que ocurría
recuperó aquella imagen
que fue a resultar divina.
La restauró, la limpió,
la enmarcó con gran cuidado
y en el portal de su casa
puso este cuadro sagrado.
Cuenta la historia  que el  pequeño Fernando VII, fue
curado por la intervención de la Virgen de La Paloma.
(Es el niñito de la estrella)

Poco a poco los vecinos
vieron, que además de hermosa,
aquella mujer del cuadro
resultaba milagrosa.

La noticia se extendió
por la Villa de Madrid
postrándose ante la virgen
gente humilde o de postín.

Y tanta fama alcanzó
la imagen de aquel portal
que empezaron a rezarla
hasta en la Casa Real.

El futuro rey de España,                                                    
Iglesia de la Virgen de La Paloma
siendo un niñito, enfermó
y un milagro de la virgen
al pequeñito curó.

Su madre que era la esposa
del monarca Carlos IV
a la virgen milagrosa
rogó por su niño amado.

Desde entonces se establece
un imprescindible rito:
presentar ante la virgen
a los bebés que han nacido.

Al quedarse ya pequeño                                            
aquel humilde portal
se pensó que se erigiera
una ermita en el lugar.

Calle de la Paloma
Y en la calle La Paloma                                        
un alumno aventajado
del gran Ventura Rodriguez
realiza lo deseado.

Y aunque es La Soledad
la que en el cuadro figura
por Virgen de La Paloma
se la nombra con ternura.

El culto sigue creciendo
la capilla ya no basta
y al llegar el siglo XX
una iglesia se levanta.

Y como cerca se encuentra                                            
La Paloma
un "parque" muy postinero
nombran a la virgen guapa
Patrona de los bomberos.
                                                                         
¡Viva siempre La Paloma!
¡Que viva la tradición!
Pues si mueren las verbenas
¡Madrid pierde el corazón!

Y aquí termina, señores,
este pregón tan rimado
que os escribio en una hora
"la ramita de la Ramos"




                           

martes, 5 de agosto de 2014

Los motines de La Ruda por Ricky Gary


De nuevo, cuento con la colaboración de mi amigo y pianista Ricky Gary que me envía un interesante artículo. Estoy segura que les gustará.
Ricky Gary
La castiza calle de la Ruda, en La Latina, está situada entre las plazas de Cascorro y de la Cebada.
Alude su nombre a una planta de uso medicinal, ornamental o aromático, mencionada ya en La Biblia. Fernando de Rojas catalogaba a su Celestina como “más conocida que la ruda”.

Preciosa edición de La Celestina
Entre los siglos XIX y XX esta calle adquirió gran actividad política y comercial.
Convivían en ella el Centro Republicano, el Centro de Instrucción de Obreros –con mítines feministas– y el Hospital Oftalmológico Santa Lucía, que asistía tanto a pobres (gratuitamente) como a pacientes de pago. Ostentó un altísimo récord en toda clase de sucesos delictivos y sangrientos: riñas, robos, rapto y asesinatos, pero su fama se cimentó en su mercado.
El heraldo de Madrid se hizo eco de un rapto en el marco de la Calle de La ruda

Puestos en el exterior del mercado

Aunque carente de la higiene más elemental, congregaba a una clientela apiñada hasta el sofoco.
Los puestos no pagaban tasas, dificultaban el tránsito y perjudicaban a los comercios.
Estos, al no poder competir, sacaban el género fuera de sus locales y lo colocaban junto al de los ambulantes.
Los vecinos, con razón, se quejaban. Reclamaban condiciones sanitarias decentes y el traslado de los tenderetes a otras zonas.
Alegaban que el griterío y los disturbios eran insufribles; los enfermos del barrio empeoraban y las propiedades se devaluaban.
A pesar de las solicitudes de prohibición del despacho callejero, el mercado siguió incólume hasta 1936.

Mercado de la Cebada en 1900

Una de las "verduleras" en uno de sus puestos del
mercados
Sus principales personajes, las verduleras –entendido el término no peyorativamente–, fueron citadas por Blasco Ibáñez y Pérez Galdós.
En general analfabetas, recibían este competitivo oficio por línea materna.
Peleaban con las vendedoras contiguas, con compradores y viandantes. Se enfrentaban con fiereza a los guardias y a quien hiciera falta.






Eran a menudo el sostén de la familia y, dadas a la bebida, solían ser chuleadas por su concubino.
Se relacionaba a todas las verduleras de la ciudad con motines que en realidad no eran más que huelgas o revueltas pasajeras, pero los de la Ruda se llevaban la palma.
Durante las navidades proliferaban entre los puestos
las llamadas : "paveras"
El más sonado ocurrió en julio de 1892, a raíz de que un alcalde conservador fijara una repentina subida de impuestos sobre la venta de verduras.
Se equivocaba si pensaba cobrárselos a las verduleras; solo lo haría por encima de sus cadáveres… ¡Buenas eran ellas! Una docena de mujeres sublevadas salió en busca de adeptas a la lucha, engrosando sus filas rumbo a un encuentro dispuesto por el gobernador.
Fuerzas del orden sofocando los tumultos del mercado de
la Cebada en uno de los motines,concretamente en 1919
Se unieron unas doscientas verduleras que, izando banderas con pimientos, zanahorias y plátanos, forzaban el cierre de las tiendas a su paso y atacaban a todo tendero que se opusiese.
Una comisión de amotinadas fue recibida por el gobernador pero, habiendo tardado en salir de la reunión, el resto de la hueste creyó que las habían encarcelado.
¡Para qué!... La contienda con la Guardia Civil, a pedradas y sablazos, fue de órdago.
Hubo tiros al aire desde el mercado de San Miguel a la Plaza Mayor y secciones militares protegían el entorno de Oriente, Ópera, Sol y las Cortes.
Así lo contaba el periódico ABC, concretamente en los motines de 1924

Hasta el mismo gobernador recibió una contundente pedrada en el pecho, debiendo ser reemplazado.
Por la noche volvió la calma. La calma… y la oscuridad más total, pues no quedaba farola sana.
En las esquinas apareció un bando municipal aboliendo el impuesto.
El gobernador y el gobierno de Cánovas hubieron de ceder ante la rebelión de las verduleras de la Ruda. Hubo otros motines en 1914 y en 1919, también con las verduleras como protagonistas. No fueron comparables al de 1892, pero ellas, dos veces más, cantaron victoria.

Mercado de la Cebada durante su desmontaje
¡Qué tiempos aquellos, los de la Ruda!
 ¡Los afectados tomaban las calles para protestar contra impuestos arbitrarios y, encima, eran escuchados!

sábado, 26 de julio de 2014

JOYAS DE LA REVISTA. El Pichi

¿Qué tal si, haciendo honor al título de este Blog, vamos combinando “Joyas del cuplé” con “Joyas de la Revista”?


 ¿Y qué mejor joya si hablamos de Revista, que un chulillo madrileño que se las llevaba de calle?
 ¿Qué de quien hablo?
 Pues de El Pichi, naturalmente.

Cartel de Las Leandras, con el Pichi, claro.

A ritmo de chótis, irrumpe en este espacio un personaje al que podríamos calificar de “políticamente muy incorrecto” y es que, este conocidísimo número de revista, demuestra que en los tiempos del cuplé (y más atrás) la mujer era un cero a la izquierda que se dejaba mangonear y hasta veía natural que le dieran la badana.
Partitura del Pichi a ritmo de Chótis
Y para muestra un botón: “Pero yo que me administro, cuando alguna se me cuela como no suelte “la tela” dos morrás la suministro que atizándoles candela yo soy un flagelador…”
Y el colmo, es que las gachises bebían los vientos por este flagelador que, miren ustedes si era chulo… que era chulo por ser del Foro (Madrid) y era chulo por vivir de las féminas, uséase: chulo al cuadrado.




Pero sigamos analizando la letra que no tiene desperdicio: “Se lo pues pedir a Victoria Kent.
Victoria Kent era Directora de prisiones en tiempos de la República, de ahí que se dijese: “Se lo pues pedir a Victoria Kent…” ya que para que los sacara de la cárcel, había que dirigirse a ella.
Conozcámos más de esta ilustre mujer con este magnífico video en el que se glosa su vida y su trayectoria.

                           


Victoria Kent

El autor: El maestro Alonso
Luego, la dichosa censura convirtió a Doña Victoria en “un pollito bien”.
Aunque en esta inmortal revista fueron muchos los números que se popularizaron, sin duda, El Pichi, se destacó sobremanera.
Y aún siendo un personaje muy, pero que muy masculino, siempre lo han interpretado espléndidas vedettes que, embutidas en un ajustado pichi (de ahí el título) y con una graciosa gorrilla, hacían su particular versión de este castizo personaje.

 EL PODER DE LA MENTE

 El Pichi es uno de mis chotíses preferidos y lo incluyo con mucha frecuencia en mis presentaciones pero, en un espectáculo como el mío en el que no hay posibilidad de parar para una cambio de traje porque estoy sola, he de ingeniármelas para que el público me imagine como El Pichi, así que antes de comenzar les “meto en situación” diciendo: “Fíjense qué pantaloncito, qué blusita blanca, qué pañuelo anudao al cuello que quita las penas… y las anginas” ¿Me han visto?
Lo que nunca me falta es mi gorrilla a cuadros, así, de medio lao


El Pichi de Olga.©Foto Maribel Torres Roldán

Libreto de Las Leandras
 LAS LEANDRAS

Con libreto de González del Castillo y Muñoz Román y música del inspirado maestro Alonso, “LAS LEANDRAS” lo estrenó Celia Gámez el 12 de noviembre de 1931 en el Teatro Pavón, de Madrid representándose 1800 funciones consecutivas.


El maestro Alonso con Celia Gámez y los autores del libreto de las Leandras: González del Castillo y Muñoz Román. Extraída de la web del maestro Alonsohttp://www.maestroalonso.com

Celia Gámez como el Pichi

                         


Aún hoy, Las Leandras es garantía de éxito y cuando se programa siempre hay llenazo.

Cartel de Las Leandras
Cartel de la película

LAS LEANDRAS DEL ESCENARIO A LA GRAN PANTALLA 


En 1969 Eugenio Martín dirigió la versión cinematográfica de “Las Leandras” contando, nada menos, con la propia Celia Gámez y una guapísima Rocío Dúrcal.

El resto del elenco también de lujo: Alfredo Landa, Isabel Garcés, José Sazatornil y Juanito Navarro entre otros… La añorada Rocío Dúrcal será la que cierre esta primera “Joya de la Revista”

¿Qué tal si escuchamos nuestra joya de la revista en la voz de "Marieta"?

                          

El Pichi. Revislustración.©Mar Buelga 2010

                                                                  EL PICHI

                                                      Pichi, es el chulo que castiga
                                                      del Portillo a la Arganzuela,
                                                      y es que no hay una chicuela
                                          que no quiera ser amiga de un seguro servidor.

                                                                      ¡Pichi!
                                                       Pero yo que me administro,
                                                       cuando alguna se me cuela,
                                                          como no suelte la tela,
                                                        dos morrás la suministro;
                                                         que atizándoles candela
                                                            yo soy un flagelador.

                                                      Pichi es el chulo que castiga
                                                      del Portillo a la Arganzuela,
                                                      Es que no hay una chicuela
                                                        que no quiera ser amiga
                                                        porque es un flagelador.

                                                   ¡Pichi!! No reparo en sacrificios:
                                                           las educo y estructuro
                                                         y las saco luego un duro
                                                      pa gastármelo en mis vicios,
                                                        y quedar como un señor.

                                                        Anda, y que te ondulen
                                                            con la 'permanén',
                                                              y pa suavizarte,
                                                          que te den 'col-crém'.

                                                  Se lo pués pedir a un pollito bien,
                                               que lo que es a mí, no ha nacido quién.
                                                          Anda, y que te ondulen,
                                                            con la 'permanén',
                                                  y si te sofocas, ¡tómalo con seltz!

                                           Eres, Pichi, para mí de lo que no cabe más,
                                        y yo sé de algunas por ahí que van desesperás,
                                                                  detrás de ti.
                                                              ¡Pero, a mí, no!
                                                              Porque de nén!
                                                              ¡Bueno soy yo!
                                                        Anda, y que te ondulen,
                                                             con la 'permanén',
                                                              y pa suavizarte,
                                                          que te den 'col-crém'.

                                                             Se lo pués pedir,
                                                             a un pollito bien.
                                                           Que lo que es a mí,
                                                            no ha nacido quién
                                                        Anda, y que te ondulen
                                                           con la 'permanén',
                                                             y si te sofocas
                                                          ¡tómalo con seltz!

lunes, 14 de julio de 2014

PASEANTE EN CORTES: GENTES DE MADRID Por María Jesús Flórez

De nuevo nuestra amiga María Jesús nos invita a pasear por Madrid
¿Nos acompañan?
 Madrid en su casco histórico o centro, puede parecer caótico, y para quien no conoce bien nuestra ciudad lo verá de esta manera, pero está dividido en zonas perfectamente diferenciadas, dentro de esta división hay zonas con gente más o menos acomodadas y en otras su habitantes son más humildes.

Pero nos vamos a centrar en los tres barrios más carismáticos y castizos de la Villa: Lavapiés, Maravillas, y Barquillo, con sus “manolos, majos y chisperos”.

(Escuchemos el célebre pasacalle de los Chisperos de la Calesera al violín de Olga Ramos, acompañada a la bateria por su hermana Beatriz Ramos y al piano por Magda Martín "Fortunata")

                             


Lavapiés


Una farmacia del barrio de Maravillas
Calle del Barquillo


MANOLOS, MAJOS, CHISPEROS

Madrileños jugadores de Brisca. Francisco Javier Ortego y Vereda

Su diferencia era tan enorme, que si alguien se confundía, la cosa podía ser grave.
Se diferenciaban en los colores de sus trajes, en las redecillas, lazos, patillas, forma de peinarse y hasta en la forma de hablar y ocupaciones.
Por ejemplo los Manolos solían dedicarse al comercio, los majos preferían las milicias y los chisperos las aventuras.

Ramón de la Cruz (Manolo)
Goya (Chispero)
En el siglo XIX aparecieron los “chulos”, que eran un compendio de los tres anteriores, pero todos ellos, era castizos.
Tenemos dos madrileños de nacimiento y uno de adopción que puedes encajar en cada uno de los tres grupos: D. Ramón de la Cruz, era manolo, Goya, chispero, y Luis Candelas, majo.

Luis Candelas (Majo)
(¿Qué os parece escuchar en la voz de Carmen Sevilla este precioso tema dedicado a Luis Candelas?) 

                                                                           


El barrio de Maravillas siempre ha sido dicharachero y alegre, pero con señorío popular, sus mujeres eran menos alegres y más recatadas que en los otros dos barrios.
En Maravillas encontramos cuarteles, iglesias, hospicios y conventos, también a los majos les gustaba los bailes de salón.
Manolas con mantilla de blonda
Era gente de “rompe y rasga”, ingeniosos, emotivos, graciosos, y burlones.
El barrio de Lavapiés o Avapiés donde los manolos no tenían rival, su nombre les venía por estar en esta zona la judería y la morería, y a los conversos se les obligaba a poner a su primer hijo el nombre de Manuel. En Lavapiés, los días de toros era enorme la algarabía y el bullicio por la noche.
Las manolas con mantilla de blonda y zapatos de raso, no dudaban en frecuentar bodegas donde se bailaban boleros y fandangos.
Ellos distinguidos, con patillas anchísimas y mechón caído sobre las cejas. Son hijos del pueblo, muchos estudian en el Instituto de San Isidro, pero no faltan los vagabundos y los pícaros, tipos esplendidos con aires de grandeza y un poquito perversos.

El barrio de Barquillo es la cuna de los chisperos, ya que en la zona había muchas fraguas, era el barrio más céntrico por estar más cercano a la calle de Alcalá.


Calle del Barquillo. Madrid Antiguo

Eran sagaces y astutos ante las bromas de manolos y majos quienes los veían como señoritos atildados, posiblemente por su cercanía al Pinar de las Gómez o al Paseo del Prado.
En el s. XVIII, en esta zona empiezan las edificaciones importantes, en la calle de Belén está la casa de “Tócame Roque” y esquina a la calle del Almirante estuvo la primera “Cárcel Modelo”.

Placa de la casa de tócame Roque en la calle del Barquillo

La casa de tócame Roque obra de Manuel García "Hispaleto"
Tenemos 3 importantes hijos de Madrid y curiosamente con el mismo nombre: D. Ramón de la Cruz, D. Ramón de Mesoneros Romanos, y D. Ramón Gómez de la Serna. D. Ramón de la Cruz nació en 1.731 y con su pluma y sainetes supo reflejar perfectamente los tipos y costumbres, los plantes y desplantes, las riñas de las castañeras, el donaire en sus formas de bailar. D. Ramón de Mesoneros Romanos, nació en 1.803, fue gran observador de todo lo que ocurría en la Villa, romántico de naturaleza, llegó a estrenar alguna comedia, vigilante de casas y edificios, gracias a él, se evitó el derribo de la casa de Calderón de la Barca y el convento de las Trinitarias, casa construida sobre el solar de la antigua casa de Cervantes, donde colocó una placa conmemorativa.
Para él, el gran día era el de la Romería de San Isidro y su Pradera.

La pradera de San Isidro de Francisco de Goya

Tertulia de Pombo
Ramón Gómez de la Serna en su "estudio"
 D. Ramón Gómez de la Serna, nació en 1888, creó una tertulia literaria en el Café del Pombo en la calle Carretas, su amor por Madrid era tremendo, pero en 1936 se tuvo que ir a Buenos Aires, allí cayó enfermo en 1961, y desde la distancia seguía colaborando con la prensa madrileña, nos dijo “adiós” en 1963, ya de regreso a su querido Madrid.

Sus restos reposan junto a Mariano José de Larra en la Sacramental de San Justo.

Larra y De la Serna reposan juntos en su última morada

 Madrid siempre ha estado marcado por tres grandes dones: Hospitalidad para todo el que viene aquí, Corazón para saber perdonar a los que tanto la han injuriado, y Agradecimiento a todos sus buenos hijos que tanto le han amado  ¡Hasta pronto!