Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

domingo, 17 de abril de 2016



PASEANDO POR MADRID



LLUEVE EN MADRID 
Almografía de Patricia Llaneza

Con una imagen de lujo de la "almógrafa" Patricia Llaneza, nuestra amiga “Octogenial”  María Isabel Martínez Cemillán, nos brinda su acertadísima visión de la Gran Vía Madrileña.

DE PASEO POR LA GRAN VÍA

Antes de adentrarnos en esta preciosa calle, vean  un vídeo que se hizo con motivo del centenario de la castiza vía madrileña. Fuimos 100 los que contamos lo que para nosotros es la Gran Vía.





LA GRAN VÍA (1)
María Isabel Martínez Cemillán

Avenida singular, moderna, comercial, muy populosa, comienza en la calle de Alcalá, junto a la iglesia de San José y finaliza en la Plaza de España.
A finales del siglo XIX, nuestra capital aspiraba a tener un eje que facilitara la comunicación entre el Este y el Oeste de la Villa, dos nuevos barrios en plena extensión, Salamanca y Arguelles, sin tener que atravesar el dédalo de callejuelas estrechas y tortuosas del viejo Madrid. En 1886 el arquitecto Velasco, traza un proyecto que se expone al público y origina una gran controversia, hay que derribar numerosos edificios vecinales, un gran problema que inspirará a Federico Chueca para crear su famosa zarzuela “La Gran Vía” con tan gran éxito que hoy día aún se sigue representando.



Partitura de la Gran Vía

En 1898 el Ayuntamiento da luz verde al proyecto y encarga a los arquitectos municipales López Sallaberry y Octavio Palacios lo revisen y aprueben, pero como los problemas vecinales continuaban, las obras no comienzan hasta el 4 de abril de 1910 en que el rey Alfonso XIII “ con una piqueta de plata regalo del Ayuntamiento golpea la primera casa a derribar, llamada la Casa del Cura porque era donde vivía el párroco de San José, dando comienzo a las obras”


Don Alfonso XIII piqueta en mano

Las expropiaciones forzosas generan multitud de protestas y actos violentos a pesar de que los solares se pagaban a 75.000 pts., unos con otros, que se repartían entre los perjudicados, la financiación era tan escandalosa, 29.000.000pts. que costó Dios y ayuda conseguirla y obligó que el proyecto se realizara en varias fases, siendo la primera desde la calle de Alcalá hasta la Red de San Luis, 1910 – 1917, sin la menor duda, la más bonita y armoniosa, con edificios sólidos y decorativos, algunos “estilo montañés”, galerías con arcos, cerámicas y preciosa rejería, otros lujosos y muy ornamentados, “modernismo ecléctico”.



La Gran Peña

Gran Vía, 2, CASINO LA GRAN PEÑA, club privado, elitista, 1917, tuvo tanto éxito en sus primeros tiempos que llegó a rivalizar con el Círculo de Bellas Artes, siendo muy celebradas las “puestas de largo” de la alta sociedad y los brillantes bailes de Carnaval.
Peñistas recordados, Canalejas y José Calvo Sotelo. Enfrente, EDIFICIO UNIÓN Y EL FÉNIX,  compañía de seguros, estilo francés "pompier”, elegante, rematado con una cúpula de pizarra con motivos metálicos revestidos de pan de oro y sobre ella una escultura de Ganímedes sobre un ave Fénix, distintivo de la compañía. Cuando a principios de los años 70 lo compra METRÓPOLIS, la escultura es reemplazada por una Victoria alada, obra de Coullot Valera. Fue el edificio más alto de Madrid hasta 1921, icono de la Gran Vía, inmortalizado por el pintor Antonio López, aunque en realidad tiene la entrada por Alcalá y Caballero de Gracia, porque Gran Vía, 2, es el EDIFICIO GRASSY, 1917, al decir de Pedro de Répide, el mejor cronista de la Villa,  “ de tan mal gusto que parece una tarta nupcial con ramillete y todo” En 1952, se instala el relojero suizo Grassy presentando en Madrid los relojes de “alta gama”, da nombre al edificio y crea un museo dedicado a la historia del reloj.
Sigamos, Gran Vía, 13, CENTRO CULTURAL DE LOS EJÉRCITOS, más conocido como CASINO MILITAR, 1916, gran puerta de entrada en el chaflán, escudo-lema y modernísima  marquesina de hierro y cristal absolutamente novedosa en su época. Su interior, sólo para socios, ofrece una biblioteca con miles de ejemplares, incluso un incunable, la escuela de esgrima más antigua de Europa, salón de baile y gimnasio.


Casino Militar

Desde hace unos años, restaurante abierto al público. Parte de la fachada pertenece a la calle Virgen de los Peligros, nombre legendario. En esa calle estaba un convento de monjas donde se veneraba una imagen de la Virgen traída de África, en el patio había un gran pilón que comunicaba con un canalillo que, a su vez, desembocaba en el Arroyo de Recoletos, el pilón estaba cubierto por unas tablas  sobre las que un día saltaba una niña de cinco años hija de la mandadera de las monjas, las tablas se rompen, la niña cae al pilón y desaparece la madre clama a la Virgen “!Sálvamela de tan grandes peligros!” la pequeña queda atrapada antes de caer al canal y pueden sacarla sana y salva,  y comienzan a llamar Virgen de los Peligros y cuando muchos años después el convento es derribado, la calle toma su nombre.


Oratorio de Caballero de Gracia 

Hagamos un alto en el camino para escuchar el precioso vals "Caballero de Gracia" de la Zarzuela "La Gran Vía" de Federico Chueca




Y ahora, sigamos el paseo

Gran Vía, 17, ORATORIO CABALLERO DE GRACIA, una joya escondida obra de Juan de Villanueva, con doble fachada, a la calle de su nombre, la entrada principal y en la posterior, viviendas de los capellanes y dependencias que hubo que derribar para alinear la nueva calle construyendo una fachada-telón con entrada al templo, bastante anodina hasta que en 1991, el arquitecto Feduchy alza un arco triunfal abierto que permite ver la cúpula original, auténtico remanso de paz en la concurrida calle que desemboca en la Red de San Luis, curioso nombre que alude a tiempos remotos en los que dos veces en semana los panaderos del pueblo de Hortaleza, alabados por su buenísimo pan, montaban sus puestos cerca de la hermosa iglesia de San Luis, quemada en el 36, cercándolos con una especie de red de gruesas cuerdas, que acabó dando nombre al lugar.



Metro de la Red de San Luis


En plena Red de San Luis estaba una de las primeras estaciones del Metro, situada a tan gran profundidad que precisó un ascensor, ubicado en vistosa y moderna marquesina de hierro y cristal operativa hasta 1970. Cuando se remodela la zona  y se quita la marquesina, los descendientes del gran Antonio Palacios, su autor, reclaman esa pequeña gran obra de arte urbano, y se la llevan a Porriño, pueblo natal del arquitecto.
 Pero volvamos atrás porque desde la GRAN PEÑA, además de notables edificios de viviendas y oficinas, rematados la mayoría con los templetes tan de moda,  y variopinto comercio en los bajos, estaba, está, el BAR CHICOTE, establecimiento señalado del Madrid de mediados del siglo XX. Pedro Chicote, popular Perico Chicote, ejemplo de de trabajo, sana ambición y afán de superación, entró con 17 años en el Hotel Ritz como ayudante de bar, pronto pasa a “barman” puesto que tiene que abandonar para incorporarse al ejército en la guerra de África, donde le nombran jefe de cantinas, a su vuelta regenta el Bar de las Cortes y, consciente de su popularidad, decide montar un establecimiento propio en el nº 31 de la calle.



Los Príncipes de Mónaco, Gracia y Rainiero con el popular barman Perico Chicote


Éxito total, como recuerda Agustín Lara en su chotis Madrid “ el bar Chicote se convirtió en un lugar postinero con la crema de la intelectualidad, la política y el cine del mundo entero”



Perico Chicote y Agustín Lara




Chótis Madrid. Cantan Olga Ramos y Olga María Ramos


Lo frecuentaron desde Grace, Rainiero y Soraya, José Antonio Primo de Rivera y ¡La Pasionaria! (existen fotos que lo atestiguan), Hemingway, Ava Gardner, asidua cliente …



Ava Gadner, "El animal más bello del mundo"

 Sofía Loren,  Alfredo di Stéfano,  Alexander Fleming, al único que regaló una de sus botellas a un larguísimo, interminable etc, etc.  




Alfredo Di Stefano


En 1947, inaugura su Museo de Botellas, iniciado con el regalo del embajador de Brasil de una exótica bebida que aumentará hasta 20.000 botellas  de todos los países, la más antigua, un licor holandés de 1575, un tesoro único por el que Onassis le ofreció 30.000.000 ptas. oferta que Chicote desestimó, su Museo no tenía precio.



MUSEO CHICOTE

Y así hasta el 25 de diciembre de 1977 en que muere, fatídica casualidad, el mismo día y casi a la misma hora que Charles Chaplin, el mundo entero lloró a “Charlot” y el todo Madrid, sin excepción, despidió emocionado a Pedro Chicote, un “The End”, muy cinematográfico, para un Madrid de la “belle èpoque”, que despedía a una ciudad  caduca y pobretona con la llegada de la arteria más moderna del siglo

FOLLETO DE "CHICOTE"



                                                                                               (Continuará)       

jueves, 24 de marzo de 2016

EL RASTRO MADRILEÑO





Como tantas veces recuerdo, mi padre Enrique Ramírez de Gamboa “El Cipri”, le cantó a Madrid en todos sus rincones y uno de ellos fue El castizo Rastro madrileño. 



Antes de explicar qué llevó a mi padre a componer la música de este garboso pasacalle sepamos algo más de uno de los espacios más castizos de la Villa y Corte.



EL RASTRO, tétrico nombre

Alrededor de 1497 se construye junto a la Plaza de Cascorro, el Matadero viejo. Al transportar por aquella pendiente las reses recién sacrificadas, se veía el rastro de su sangre, de ahí el nombre... que no es más que un apodo ya que, en realidad se llama Ribera de curtidores, de curtidores, de zapateros… en fin, oficios derivados de las pieles de los animales de los que hasta se aprovechaba el sebo para hacer velas por lo que también se instalaron fabricantes de cirios



Vamos a hacer un alto en el camino para deleitarnos con la gracia de la actriz Tony Soler que, en una escena de la película “La violetera”, nos canta “Soy castañera”, cuplé en el que se nombra esta Ribera de Curtidores.



En el siglo XIX aparecen los traperos, libreros y comerciantes de artículos de segunda mano. A finales del XIX sientan sus reales los anticuarios y se establece desde entonces la costumbre de rebuscar, seleccionar y comprar los objetos más curiosos, escasos y valiosos que se pueda imaginar.


CASCORRO


Eloy Gonzalo

Indispensable es nombrar la plazuela que está en la cabecera del castizo mercadillo, que en un principio se denominó Plaza del Rastro, más tarde Nicolás Salmerón, político y filósofo y ya en el siglo XX, Plaza de Cascorro erigiéndose en 1902 una estatua esculpida por Aniceto Marinas en recuerdo de Eloy Gonzalo, un soldado criado en la Inclusa de este barrio y que se hizo famoso en Cuba por hacer volar un polvorín en el pueblo de Cascorro. Curiosamente, Eloy Gonzalo es el único madrileño que tiene en Madrid calle y monumento

ENCUENTRO EN EL CAFÉ VARELA

A principios de los años 60 del pasado siglo, actuaban mis padres, junto a la pianista Magda Martín en el Café Varela




Era este café lugar de cita de la intelectualidad de la época: Serrano Anguita, Alberto Insúa, Emilio Carrere, Joaquín Dicenta, Álvaro Retana, Manuel Martínez Remis… Este último poeta se hizo muy amigo de mi padre y, uniendo sus talentos, compusieron el precioso pasacalle protagonista de la entrada de hoy.




Manuel Martínez Remis, madrileño como mi padre, fue un excelente escritor, guionista de radio y cine pero, sobre todo, fue poeta desde el primer hálito de vida hasta el último. Nació en 1911 y falleció en 1989.

El Rastro madrileño, y los que me han visto, lo pueden corroborar, siempre me emociona… su letra es tan descriptiva, emotiva y alegre y ¿qué decir de la música que mi padre supo poner a cada verso?

Y ahora, si les parece, vean y escuchen a una servidora cantar el pasacalle. 


video


RASTRO MADRILEÑO

Pasacalle


Letra: Manuel Martínez Remis


Música: Enrique Ramírez de Gamboa

Recitado
(Enrique Ramírez de Gamboa)

El Rastro madrileño, gracias del regateo, será siempre el mismo 

Rastro del sainete de ayer. Cambiar pueden sus gentes, que el
alma de la Villa y El Rastro madrileño continuarán igual. El Rastro es una estampa bulliciosa y sencilla en donde vende al peso Madrid, toda su sal. 

I

“De Cascorro p’al Portillo
baja el Rastro de Madrid
el que pierda algún tornillo,
el que pierda algún tornillo
lo podrá encontrar allí…
El alma encuentra su “almario”
el embuste su verdad
El Rastro es el escenario
del dolor de la ciudad

(Estribillo)
Rastro madrileño
donde lo pequeño
adquiere valor
Rastro madrileño,
alegre y risueño,
cuadro de color
Viejas ilusiones
entre sus pregones
encuentra el fin.
Romántica estampa
del cuento y la trampa
de todo Madrid

II

La mañana dominguera
se convierte en almacén
de la gracia más chispera,
de la gracia más chispera
y el salero más fetén.
Mercado maravilloso
donde al primo de postín
le venden la piel del oso
del escudo de Madrid

(Al estribillo)



jueves, 10 de marzo de 2016

ETERNA SARA

FELIZ CUMPLEAÑOS, SARA



Hoy no les hablaré de un cuplé, tampoco les hablaré de un chotis, hoy recordaré a una actriz que estuvo muy ligada al cuplé, aunque no era cupletista…
Me refiero, naturalmente, a Sara Montiel que, tal día como hoy, hubiera cumplido 88 años ya que nació un 10 de marzo de 1928.
Quizás algunos se pregunten como fueron las relaciones entre mi madre Olga Ramos tan clásica y Sara tan innovadora.  Pues les diré que siempre se respetaron aunque, efectivamente, abordaron el cuplé de forma muy distinta. Yo creo que mi madre se lo reinventó y, como dijo Paco Umbral, a cada cuplé le ponía un pie de página. Olga fue como una cronista, ya que no se limitaba a cantar, sino que ilustraba con mucha gracia cada cuplé. Decía Don Enrique de Aguinaga, Cronista de la Villa y Catedrático de periodismo, que Olga era la inteligencia de Madrid.


Cumpleaños de Olga Ramos junto a Sara Montiel

Pero hoy de quien quería hablarles es de Sara Montiel.
Yo creo que ninguna otra hubiera tenido el mismo éxito en la película “El último cuplé” y es que Sarita hipnotizaba a la cámara, tenía tal poder de seducción que era igual si su voz no se ajustaba a los cánones del cuplé.
Sara traspasaba la pantalla y embrujaba al espectador.




Y esas películas que hicieron que el cuplé se pusiera de nuevo de moda…
Sin duda, ella fue el vehículo para que esto ocurriera, pero si queremos ser justos, quien lo trajo a la palestra, después de casi 25 años de desaparecido, fue el director de cine Juan de Orduña, verdadero artífice de ese renacimiento.
Juan de Orduña

Dirigió de forma magistral “El último cuplé” considerada una de las películas más taquilleras de la cinematografía española.
Cartel de la película

Juan de Orduña siempre tuvo clarísimo que Sara sería la protagonista pero doblada por otra cantante. De hecho Sara se aprendió todas las canciones y cuando falló la que se suponía que iba a cantar, Juan de Orduña tuvo la feliz idea de pedirle a Sara que las interpretara.


Uno de los trailers de la película

Pero… ¿Quién iba a ser la cantante que pusiera voz a “María Luján”?
Ese es el secreto mejor guardado por eso no aseguro nada pero, parece ser, que se iba a utilizar la voz de Lilián de Celis.
Lilián de Celis 

Finalmente no llegaron a un acuerdo, unos dicen que porque Lilián quería protagonizarla y otras porque pidió demasiado dinero, el caso es que el día en que se iban a grabar los cuplés, Juan llamó a Sarita y le dijo: “Nena, vente para el estudio que los cuplés los vas a cantar tú”.


Y así fue, aunque tuvieron que bajarle los tonos para adaptarlos a su voz más grave y sensual.
En fin, de Sara podríamos estar hablando horas y horas pero creo que lo más oportuno ahora es verla en una escena de la película "El último cuplé" justo aquella en la que interpreta uno de sus más conocidos cuplés: “Fumando espero”

 





sábado, 5 de marzo de 2016

LA CASA DE TÓCAME ROQUE



PLACAS DEL PLAN MEMORIA DE MADRID

Retomamos el espacio que  dedicamos a las Placas del Plan Memoria de Madrid. En esta ocasión será la que se dedicó a la 


CASA DE TÓCAME ROQUE

Esta casa se encontraba casi al final de la calle de Barquillo y en ella habitaban unos vecinos tan ruidosos y bullangueros, que acabó convirtiéndose en un dicho muy popular atribuido a lugares donde se organizaban frecuentes grescas o jaleos
Vivían en el edificio nada menos que 72 familias.  La casa la formaba un gran patio con corralas lo que fomentaba un continuo ir y venir entre gritos y algarabías, ropa tendida, en fin, unos vecinos absolutamente incómodos para los habitantes de las viviendas cercanas. Incómodos y tan morosos... que los propietarios, ante tanto impago, solicitaron su derribo. Esto ocurría en 1850.Pero aquello no iba a ser fácil.

Pero, concretamente, lo de “Tócame Roque” parece ser que se debió al enfrentamiento de dos hermanos que se enzarzaron en un litigio por una herencia que no aclaraba el reparto. Total que uno de ellos, presionaba a su hermano Roque diciendo: “Tócame a mí, Roque".
La frase fue tan inspiradora que más de un autor la utilizó.

El primero fue el dramaturgo Don Ramón de la Cruz que escribió un sainete titulado La Petra y la Juana que se publicó en 1843


Ramón de la Cruz

También, Ramón Ortega y Frías, escribió “La casa de Tócame, Roque”

  
Incluso, Pérez Galdós se ocupó de esta alborotadora casa, ocupándose de ella en Los episodios Nacionales, porque en ella el autor aloja a varios de sus protagonistas. Recordemos como la describía:
"La casa... era de esas que pueden llamarse mapa universal del género humano por ser un edificio compuesto de corredores, donde tenían su puerta numerada multitud de habitaciones pequeñas, para familias pobres. A esto llamaban casas de Tócame Roque, no sé por qué"

 Benito Pérez Galdós

Larra también se ocupó de ella diciendo: Esta casa de vecinos tiene unas viviendas del tamaño de los baúles. 



Larra

Mesonero Romanos se inspiró en la casa para uno de sus artículos que conforman «Escenas Matritenses» y hasta zarzuelas y seguidillas recuerdan algunos de los sucesos que allí se vivieron.

Mesonero Romanos


El caso que la casa se hizo tan conocida que en el Prado hay un cuadro de Manuel García Hispaleto que la reproduce.






Edificio actual


Mi amigo el "revistólogo" Juan José Montijano, catedrático de la Universidad de granada y escritor especializado en Revista Musical Española, me indica que en 1958, con libreto de Muñoz Román y música de los maestros Moraleda y Cofines, el Teatro Martín acoge la revista "Tócame, Roque" protagonizada por Queta Claver.
Aprovecho para recomendarles este interesante libro sobre la genial vedette





Pues bien, aunque la casa de Tócame Roque fue derribada, en el edificio que actualmente se alza en la esquina de la Calle Barquillo con calle Belén, luce una PLACA DEL PLAN MEMORIA DE MADRID que así la recuerda:


¡Hasta la próxima placa!



lunes, 1 de febrero de 2016

FIESTA DE LA CANDELARIA EN MÉXICO por Carmen Rosas

 Mi amiga mexicana Carmen rosas me envía este interesante relato sobre la Fiesta de la Candelaria.

Virgen de Candelaria

 Querida Olga:

 Ante todo el absoluto agradecimiento de esta mexicana que una vez más se sumerge en el baúl de los recuerdos para compartir contigo añoranzas empolvadas y si no fuera por ti, casi olvidadas.
Esta vez compartiré contigo otra de mis fiestas favoritas y es el día de la Candelaria, celebrada los días 2 de febrero.
Fiesta que recibe su nombre de las candelas o velas rememorando la presentación del niño Jesús como luz del mundo.
Esta fiesta tiene su inicio en la Rosca de Reyes del 6 de enero en que hay algunas variantes al Roscón de Reyes español.
Rosca

En la rosca mexicana se mete entre la masa un muñeco de porcelana de 5 cm de alto pensado así para que sea casi imposible “hacerse el rosca” o sea tragárselo y evitar los compromisos económicos y sociales que implica ser a partir de ese momento el Padrino del niño y por añadidura ser compadres del anfitrión de la Rosca de Reyes y que son: Vestir al niñito encontrado en la rosca para lo que se recurre al mercado en donde con encajes y lazos de colores se le viste para presentarlo a la iglesia el 2 de febrero, la otra opción es pedirle al anfitrión su propio niño Jesus de barro que por lo regular acompaña en altar a la Virgen de Guadalupe presente en casi todos los hogares mexicanos y que en esta fecha es cuando cambia de vestuario, siendo este mismo niño el que se coloca en el Belen de navidad el día 24 de diciembre por la noche coincidiendo con los regalos que “el niño Jesus ha traído” para los más pequeños.

Niños Jesús vestidos

Cada familia por lo regular recibe de herencia familiar el Niño Jesús de la abuela, la madre; siendo piezas elaboradas en barro por lo que los niños de la casa evitábamos acercarnos a el todo el año evitándonos así el monumental regaño por haberlo roto. También se acostumbra poner en la Rosca varios niñitos para que reduzcan las posibilidades de invitados “rosca” o sea que lo escondan y/o compartir gastos.
En algunos sitios del país se inserta entre la masa también anillos y dedales.
A quien le toque el anillo se da por casado antes de la próxima Rosca y para el dedal se presagia un año de soltería.
 La misa o bendición de los niños es un desfile de colores ya que la competencia entre vecinos es sobre quien lleva al niño mejor vestido.
En Coyoacán la Ofrenda de las Palomas precede a la Bendición de Niños Dios vestidos de purpuras y sedas, los hay de piel negra, blancos, cobrizos y bronceados; sentados en tronos o recostados en cestos de flores.
El nombre de Ofrenda de las Palomas se deriva de la costumbre de llevar al templo como ofrenda dos palomas o tórtolas cuando se lleva por primera vez para consagrarlo a Dios como lo hicieron Maria y José con el niño Jesús. Es indispensable para cualquier madre que el primer sitio que visite después de dar a luz sea la Iglesia a la que se le tiene devoción.
Tonatzin
 Hay una costumbre muy arraigada en tierras aztecas y es cuando un niño intenta caminar, comentar “…a este niño/a hay que llevarlo a la Villita” que no significa otra cosa que los primeros pasos se tienen que dar frente a la morenita del Tepeyac en la Basílica de Guadalupe, decía mi madre que la Virgen sonreía de manera especial cada vez que veía un nuevo mexicanito/a caminando hacia ella.
Me atrevo a asegurar que la mayoría de mis paisanos compartiríamos el mismo recuerdo si la memoria nos ayudara de sentir la mano de nuestros padres llevándonos de la mano, enseñándonos a persignarnos, a rezar con las manos juntas, arraigando así en nosotros la devoción más absoluta a la dulce Tonatzin, a la morenita del Tepeyac, a la madre de todo mexicano: La Virgen de Guadalupe siempre arropada y custodiada por dos orgullosas banderas mexicanas.

En la misa del 2 de febrero se bendicen las candelas que habrán de encenderse cuando surjan las tribulaciones del año. Diferentes a las 12 veladoras que se colocan en la ofrenda de Difuntos el 2 de noviembre, destinadas a ser encendidas el primer día de cada mes.
En el DF también se bendice las semillas de chía que germinadas se colocaran el Altar de Dolores, sustitutos de las mazorcas de maíz destinados a su siembra que si se bendicen en las zonas agrícolas en donde el ciclo de la siembra empieza. Finaliza la fiesta con la merienda de compadres en la cual se sirve una tamalada.
 Los tamales (pasta de harina de maíz con levadura envuelta en hojas de maíz y cocidos al vapor) pueden ser rellenos de carne de cerdo, pollo, rajas (pimiento verde), frijoles (judías pintas), mole (salsa muy elaborada con hasta 30 ingredientes), queso, elote y hasta de fresas con pasitas acompañados de atoles (leche espesada con harina de maíz a la que se añade sabores varios con fresas, piña, chocolate) mi favorito era el de arroz parecido al españolísimo arroz con leche pero con una textura mucho más ligera.

Tamales


Tlaloc "Dios de la lluvia"
 Esta fiesta como podrás sospechar, por su gran arraigo y colorido es un sincretismo de hondas raíces prehispánicas ya que el 2 de febrero coincide con el undécimo día del primer mes del antiguo calendario azteca, La tradición prehispánica establecía que se debía llevar tamales cuando se rendía culto a Tláloc (Dios del agua) y a Chalchiuhtlicue y a los tlaloques (ayudantes del primero), quienes derramaban su lluvia sobre la tierra asegurando así buenas cosechas.




 Tal festividad se asocia e integra a la celebración católica que también se hace coincidir con la fertilidad de la tierra y los beneficios del agua.
De ahí la razón que sean los alimentos elaborados con maíz los indispensables el día de la Candelaria. A todo mexicano llegado a tierras españolas nos sorprende que no se haga aquí algo parecido, ya que damos por hecho que los españoles al ser evangelizadores de la nueva religión tendríais que tener
más arraigo a los ritos católicos


                      .



Ahora después de una vida en España concluyo que en mi tierra al prohibir con pena de muerte todo vestigio de rito pagano, se han fortalecido las hondas raíces prehispánicas, raíces a las que se les ha injertado nuevos esquejes no solo de una religión sino de todas las culturas con las que Europa se ha enriquecido.
Como veras querida Olga nuestras raíces aun nacidas y hundidas en sitios lejanos, nuestras ramas como alas no conocen fronteras, nos acercan, producen encuentros, se enriquecen en abrazos de amistad y amor… gracias por permitirme abrazarte, Carmen Rosas.

jueves, 28 de enero de 2016

Recordando al Cipri por Maribel Torres Roldán

Olga y Cipri, amor para siempre



Villarejo de Salvanés, 29 de Enero de 2016
CARTA A EL CIPRI
Maribel Torres Roldán

Estimado Don Enrique:
Me han contado que hace años, un día  como  hoy, usted se debatía  entre la vida y la muerte. No sabía  si quedarse en el Madrid de sus  entretelas o volar muy alto para tocar las estrellas. Se quedó con lo segundo... subiendo al  cielo, dejando  en la tierra tantas composiciones musicales, que nadie pudo llegar a conocer. Olga María Ramos "su nena", suele  cantarnos a veces,  canciones de su  papi El Cipri. Ella le recuerda a usted siempre que se sube a un escenario y, supongo, que a todas las horas del día, allá en su  casa de campo a la que  usted llamaba "Alcatraz".


Son tantas las historias contadas por ella... Sé que,  aparte de músico,  también era un buen pintor. En el museo de Olga Ramos se encuentran cantidad de  partituras y dibujos.También está,  entre muchas otras cosas,  aquel saxofón  con el que tantas tardes animó al respetable público  en el Café Universal o en el Café Varela... Fue una lástima que se  nos fuera usted tan pronto, haciéndolo  de puntillas.. (tan humilde y tan grande)-
Muchas  fueron, entonces, las muestras de cariño por parte de periodistas y amigos, dando fe en sus escritos de lo que Madrid había perdido.



Tenía en su  poder un libreto  con más de  cien títulos.. algunos han visto  la luz gracias a su hija y esposa Olga Ramos: "Almudena Catedral", "Solera de los Madriles", "El Madriles", "Rastro Madrileño," "La Yaya" "Evocación" y un largo  etcétera.
Fue un talento , estudió en los Salesianos artes gráficas, siendo cajista de imprenta como  el Cipriano de la canción, también letrista, escritor, compositor, poeta...
Me han contado que sentado  una noche, de tan quieto que estaba,  una araña tejió su  tela  mientras usted escribía o dibujaba desde su hombro a la pared. Y algo muy interesante, junto a su  esposa Olga Ramos hizo renacer el  cuplé. A la Fornarina  la compuso un poema después de muerta. Era tan humorista que  a cada letra le hacía su chascarrillo. Madrileño  de postín  nacido  en los barrios bajos de Madrid.
Hoy no podía dejar de recordarle... Mi beso de esta noche ¡¡va por usted Maestro!!

martes, 5 de enero de 2016

Noche de reyes. Noche de fantasía y cuentos...

Los reyes Magos llegan a tu  casa.©Mar Buelga Ilustradora


Esta es sin duda, la noche más mágica de todo el año. La noche en la que ningún sueño es imposible.
La noche más silenciosa que precede a la mañana más alegre, más llena de color y en la que aunque llueva en cada hogar parece resplandecer un maravilloso arco iris.
Es esta noche en la que los niños y los no tan niños deben de irse muy pronto a la cama, a dormir, ya que todos debemos estar dormidos en la espera de los Reyes Magos.
Aunque todos estamos muy cansados tras la cabalgata, a todos nos gustaría escuchar un cuento que nos acune y nos lleve al más mágico de los sueños.
Por eso, esta noche Olga María la cupletista y cupletóloga que se cubre de mantones y plumas para hacernos disfrutar y vivir se troca en otra de sus facetas: la de yaya, la de abuela contadora de cuentos.
Y lo hace a través de una maravillosa historia creación de Gianni Rodari incluido en su libro: "Cuentos por teléfono" titulado: ¡Vamos a inventar los números!.

Shhsssss... taparos muy bien y a escuchar...
Ah, ¡Feliz noche y felices reyes!