Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

domingo, 19 de junio de 2016


RECUERDOS DE MÉXICO


El dramaturgo Jorge del Río, presentó mi Conferencia cantada en la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles en Coyoacan, Ciudad de México




Han pasado más de dos años de aquella velada en la que impartí una conferencia cantada en el corazón de Coyoacán. Había ido a la Ciudad de México invitada, como en ocasiones anteriores, por  Doña Vianey Lárraga en nombre de la Fundación Agustín Lara con motivo del Aniversario luctuoso del gran compositor.


Con Vianey Lárraga y Agustín Lara Jr recibiendo una distinción de la Fundación 

Como siempre, fueron días inolvidables en los que me conmoví y disfruté y en correspondencia, quise compartir mis conocimientos del cuplé, mí único tesoro...

Sentada junto al recuerdo en bronce de Frida Kalho y Diego Rivera

Doña Delia Quintero, coordinadora de la Casa, había elegido el gran salón del foro cultural como escenario de la charla. El recinto estaba a rebosar y entre el público, además de la familia Lara, estaban la hija y nieta de Jorge Negrete y el periodista Nehemías Matínez. 


Saludando a la encantadora hija de Jorge Negrete. Al fondo, Vianey


En un momento de la conferencia cantada
Diseño y confección del vestido: Laura Bombín


Nehemías Martínez


"¡Tápame, tápame!"


                      Un homenaje inesperado y un bello cuadro del pintor Claudio Rivera


Con Nehemías Matínez en su programa de televisión

Con nuestra anfitriona Vianey Lárraga, Claudio Rivera, Jorge del Río y Delia Quintero

Y ahora, la ya mencionada presentación que me dedicó el dramaturgo Jorge del Río

"Al fin alma antigua, yo siempre he encontrado más prometedor el pasado que el futuro. 
Así, de niño, mi film favorito fue "El gran vals" que narraba la vida de Johann Strauss



y era más feliz oyendo zarzuelas, revistas, chótis y cuplés en la pianola de la casa que el rock que me tocó en los 60'.
Escuchar a mis tías -mucho mayores que mi madre- hablar de La Chelito, la pícara cupletista y de por qué se había retirado pronto, me interesaba: 


En los prolegómenos del espectáculo,
se murmuraba que La Chelito se dejaría caer el mantón...


o de Raquel Meller, que en realidad se llamaba Paca, y de su éxito internacional y que hasta el mismísimo Chaplin le había "echado el ojo" y sufrían cuando hablaban de su triste final.


Charles Chaplin quedó fascinado con Raquel Meller

o de La Fornarina, la maravillosa Fornarina, de modulada voz y tonos seductores que era hija de Guardia Civil y una lavandera y que había muerto en pleno éxito con tan solo 31 años...

Picara e ingenua, ese era el encanto de La Fornarina


 Y también hablaban de La Bella Dorita, la estrella de El Molino

La Bella Dorita

Y que cantaba como nadie "Fumando espero" y que, a pesar de eso, vivió hasta los cien años, y hablaban con admiración de La Goya y decían que había transformado el Cuplé pues antes sólo era para hombres y ahora lo había hecho familiar.

La Goya, la cupletista intelectual

Ya luego me tocó a mí ver a Celia Gámez en Las Leandras de Rocío Dúrcal 


pero ella había estrenado la Revista en el año 31 en el Teatro Pavón de Madrid. 
Decían que no cantaba mucho y que no era un gran belleza pero su personalidad llenaba la escena

¡Qué arte!


Más adelante vi otra película: "¡PUM!" estelarizada por la gran cupletista Olga Ramos 
Olga Ramos canta "Los Consejos de las viudas"

y representaba la vida de la Reina de la Opereta Esperanza Iris

Esperanza Iris en su máximo esplendor

La Ramos me encantó. Su voz, su desparpajo sus dotes de comedianta. Ella es la película. 
Finalmente, un sábado cualquiera del año pasado, di en youtube con Olga maría Ramos "¡Ah, es la hija de Olga Ramos!", pensé, y ví algunos vídeos: me fascinó. "Veamos ahora una entrevista", me dije. Busqué i di, la observé hablar extasiado y concluí: "Esta mujer es una obra de arte". 
Al poco rato me llaman por teléfono Delia Quintero, la directora de esta Casa y me dice que el lunes próximo iremos a ver a la gran Olga María Ramos en un auditorio de la Universidad -y luego dicen que no existe el destino-





Llegó el lunes: Salió en vuelta en un halo de magia y distinción: habló, cantó, lució mantones, río, lloró, bailó y dio violetas. 
Al finalizar su espectáculo y estando ante ella -lo confesaré- me hinqué y lloré
¡Me había devuelto la magia artística!
Esa es OLGA MARÍA RAMOS"


JORGE DEL RÍO,, PURO TEATRO

Mil gracias, mi querido Jorge. Fue un privilegio tenerte como embajador de esta cupletista-cupletóloga que, loca por el cuplé, procura mentenerlo con su esencia, lejos de manipulaciones desacertadas.
Ahora viajo a Washington con mis cuplés y chotíses, a madrileñear;  alguna noticia tendrán ustedes de este viaje.
Hasta pronto



sábado, 28 de mayo de 2016



LA GRAN VÍA II
María Isabel Martínez Cemillán


Preciosa "almografía" de Patricia Llaneza 
http://www.flickriver.com/photos/llaneza09/popular-interesting/


De nuevo contamos con la colaboración de María Isabel Martínez Cemillán, nuestra "octogenial" amiga, que finaliza, con un detallado texto, la historia de La Gran Vía cuya primera parte ya publicamos hace unas semanas
Y ya que se habla de la Gran Vía, voy a permitirme incluir un breve poema que mi padre El Cipri, le dedico al maestro Federico Chueca. 




CHUECA
(Madrid, 1864-1908)

La música de Chueca tiene duende
no sólo porque sea madrileño;
también lo puede ser de un extremeño
cantando los botijos que nos vende.
Pero es que tiene tanto imán candente
la luz de su pasado centelleo, 
que oyendo los compases del "El Bateo"
 o el "Agua, azucarillos y aguardiente",
te basta con la luz de un farolillo
para enfrentarte al cisma impertinente
de drogas, de melenas y vaqueros 
que hoy visten los paupérrimos golfillos
del mundo amenazante venidero. 

Enrique Ramírez de Gamboa, El Cipri



GRAN VÍA II

En 1927 se reanudan los trabajos de la nueva calle, el tramo Red de San Luis-Plaza Callao, mayor ancho de calle y edificios más altos, con participación de los mejores arquitectos del momento.



Bellísima la estación de Metro de la Red de San Luis, lamentablemente desaparecida.
Los autores de estas demenciales decisiones debieran ser severamente sancionados. 


La Telefónica, el primer rascacielos de España, el edificio más alto de Europa, confería a Madrid  el aire más moderno y cosmopolita y la ciudad se sintió muy orgullosa de ello. 


En cierta ocasión, un descendiente del arquitecto que diseñó el edificio,
me aseguró que todos los enormes tornillos que unieron las vigas
se fundieron para darle mayor estabilidad y resistencia al imponente edificio


¿No les recuerda esta foto a la famosa tomada en la construcción del Empire State neoyorquino?



Las obras se inician en 1927 y en 1930 está terminado ¿Cómo fue posible? Sin duda, gracias a los nuevos materiales empleados, acero y hormigón. Obra de  Ignacio de Cárdenas, siguiendo los parámetros de los rascacielos norteamericanos, 16 plantas, 660 ventanas, 2 sótanos, tres fachadas, Gran Vía, Fuencarral y Valverde, una galería subterránea de 500 m que conectaba el edificio con el ministerio del Interior, entonces situado en la Puerta del Sol, gran riqueza decorativa en interior, mármoles, bronces, pinturas y vidrieras y como recuerdo del anterior estilo madrileño, una gran portada neo-barroca en su entrada principal. 



El Rey Don Alfonso XIII contempla Madrid desde este nuevo mirador


Antes de estar finalizado, la primera comunicación transoceánica, Madrid-Washington, el rey Alfonso III habla con el presidente de Estados Unidos Calvin Coolidge. Muchos empleados, más de 1800, destacando las operadoras telefónicas, 150 señoritas, algo totalmente novedoso porque en aquel entonces la incorporación al mundo del trabajo de la mujer era muy escasa, la salida de los turnos de trabajo de tantas mujeres al mismo tiempo conturbó, de alguna manera el panorama urbano de la calle.



  
Aquellas pioneras telefonistas me recuerdan a sus colegas las taquimecas 
del chótis de Alonso. ¿Las imaginan caminando por la Gran Vía?

"Con la falda muy cortita, muy cortita
ajustadita luciendo el talle
y el pelito muy cortito, muy cortito 
las taquimecas van por la calle"


En el nº 30, un teatro patrocinado por el marqués de Fontalba que llevaba su nombre, inaugurado en 1924 con una obra de Benavente, derribado en 1954, ambivalente, con espectacular fachada de cristales oscuros, algo sombría. 


Fachada del Teatro Fontalba

Interior del teatro cuyo aforo era de 1.400 espectadores. 

A su lado, en 1924, con  la presencia de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, se abren al público los Grandes Almacenes Madrid París.


Publicidad e la época


Almacenes inspirados en los  parisinos  “Aux dames  de France”,  obra de Anasagasti, lujosos, con modernas escaleras mecánicas, 6 plantas sobre soportales. 


Interior 


El exceso de personal y los elevados gastos de mantenimiento hacen que no prosperen, a pesar de haber alquilado algunas plantas  a la radio más popular y escuchada, Unión Radio Madrid, la sociedad quiebra, el edificio se reforma y amplia con más plantas y lo compra la Sociedad española de precios únicos, SEPU, vigente hasta hace pocos años. 




Sepu, uno de los primeros grandes almacenes pero de precios más baratos. Era tan variopinto que allí me compré un precioso canario naranja al que puse Carusso por sus preciosos trinos

Mientras tanto Unión Radio crece, ¿Quién no recuerda aquella entrañable radio llamada “de cretona” porque estaba en todos los cuartos de estar, y sus seriales, “Ama Rosa”, “Lo que nunca muere”, “Matilde, Perico y Periquín” y tantos, tantos otros.


Rafael Castillejo nos regala este divertido
fragmento de "Matilde, Perico y Periquín




Más tarde pasa a llamarse Sociedad Española de Radiodifusión, actual Cadena Ser.
Enfrente, en el número 29, la Casa del Libro, sede de la Editorial Espasa Calpe, como recuerdo de la popular calle de numerosas librerías de nuevo y de viejo, Jacometrezo, que hubo que derribar casi en su totalidad para  dar paso a la nueva calle. En el número 35, el Palacio de la Música, de Secundino Zuazo, 1925, diseñado para sala de conciertos y desde 1928, cine durante más de 80 años, hasta que problemas financieros y la Televisión, que fue un golpe mortal para los cines, se cierra en 2008. Está en venta por 50.000.000.€, posiblemente se convertirá en otra mega tienda como su compañero el Cine Avenida, 1928, de Miguel de la Quadra Salcedo. Por lo menos, ahora podemos contemplar sus bonitas fachadas ocultas siempre por los cartelones de las películas, aún recuerdo el espectacular de “Lo que el viento se llevó”.  




   
ÚLTIMO TRAMO


Entramos en el último tramo, 1924-1933, Plaza del Callao-Plaza de España, mucho menos importante arquitectónicamente aunque se inicia con el grito de modernidad del Edificio Carrión, cine Capitol,  agradecido adelanto modernista como atestigua una placa en su fachada, “La Villa de Madrid  a don Enrique Carrión, creador de este edificio”. 



Espectacular

Obra de Feduchy y Eced, lo idean como la proa de un gran navío, diseño vanguardista y soporte de los primeros anuncios luminosos, como el “salvado” de Schwepps, 104 neones de colores y letras sólidamente atornilladas porque pesan 100 kg., icono de este último tramo como Metrópolis del primero. Enfrente el Palacio de la Prensa, 1924, de Muguruza, encargado por La Asociación de la Prensa, multifuncional, oficinas, cine, café-concierto, original construcción de ladrillo visto, también inaugurado por los Reyes en i930, con el costo de 8.000.000 de pesetas. En los años 40 fue sede de la revista “La Codorniz” y de “La hoja del Lunes”




¡Cuánto te extrañamos, "CODORNIZ"!


Tras el Capitol, el cine-teatro Lope de Vega, con historia, porque    en su lugar estaba la Casa Profesa de los Jesuitas, hacía pocos años construida Ordenado su derribo para el desarrollo de la calle, los jesuitas no lo admiten e incoan un expediente   que  durante  muchos  meses  interrumpe  el trabajo  urbanístico hasta  que  en  1931,  el año  de  la  quema de  conventos, la Casa Profesa es incendiada, el gobierno Republicano archiva el expediente y disuelve la orden religiosa.  



El 11 de Mayo de 1931, la Casa Profesa de los Jesuitas, fue la primera iglesia incendiada en Madrid


Fue desastroso, el incendio destruyó, la segunda mejor biblioteca de España, más de 80.000 volúmenes, primeras ediciones de Lope, Calderón y Quevedo y varios irreemplazables incunables. 

Pues en el solar Joaquín y Julián Otamendi edifican el cine que poco después se convierte en teatro especializado, por su gran escenario, en espectáculos musicales

En el nº 54, el cine Rialto, hoy también teatro, fue el primero que ofreció publicidad al público en la sala, y tras una serie de edificios más o menos anodinos, grandes hoteles y comercios, llegamos al final.

El Cine Coliseum, 1931, de Fernández Shaw y Muguruza, fue iniciativa del músico y empresario Jacinto Guerrero, con un aforo de 1.540 plazas, el mayor de España. 


El mítico cine Coliseum, cerrado en la actualidad


Jacinto Guerrero

Jacinto Guerrero nace en Ajofrín, 1895, músico desde muy niño, a los 8 años tocaba bombo y platillos en la banda de su pueblo; tiene su primer gran éxito a los 26 con el Himno a Toledo”. Refrendado poco después con la zarzuela “Los Gavilanes”, y “El huésped del Sevillano”. Hombre cordial, efusivo, sencillo, trabajador incansable, su popularidad fue enorme, un personaje que al igual que Perico Chicote, iluminó la vida de Madrid.

      En suma, La Gran Vía, al estilo nacional y de “Belle Èpoque” del primer trozo, le sigue el “Mini Broadway” y comercial, no exento de grandiosidad arquitectónica del segundo y el mucho más corriente y especulativo del tercero, en conjunto, la arteria popular de lujo y modernidad, enérgica y renovada.

Isabel Martínez Cemillán



Creo no hay mejor colofón para rubricar tan exhaustivo relato sobre la Gran Vía, que escuchar esta cuidada selección de la Zarzuela La Gran Vía. 
Disfruten.... 





OLGA MARÍA RAMOS
CONCIERTOS Y CONFERENCIAS CANTADAS
CONTRATACIÓN:

miércoles, 25 de mayo de 2016

HERENCIAS...




Años 50´Feria de Abril con mamá y papá

Yo heredé de mis padres unos genes que, inevitablemente, me hicieron artista. De nada valieron su pertinaz oposición, sus razonamientos para que no me subiese a un escenario ya que, aunque durante muchos años, resignada, renuncié y caminé por otras sendas, en los 80 cumplí mi verdadera vocación: cantar. 

AMOR DE MADRE

En aquel principio de los 80, se rompía mi matrimonio, mi mundo se vino abajo, el hombre al que había querido con locura me abandonaba tras años durísimos que borraron mi identidad y caí en una profunda depresión... 

Mi madre, después de verme un año naufragar sin rumbo, sin ilusiones, como una autómata, víctima de una persistente alergia que me hacía respirar con dificultad, olvidó su deseo de no quererme artista y me dijo: "¿Por qué no das clases de canto?"
A la tercera clase mi alergia había desaparecido, había recuperado mi autoestima y, en definitiva, empecé a creer en mí misma.  


La alegre terapia del Cuplé


Lo que no sospechaba es que me enamoraría del Cuplé con tal intensidad, que no me conformé con interpretarlo, sino que, fascinada, inicié una investigación inagotable como es inagotable el mundo embrujador que lo sustenta...  



Hace unos años se me ocurrió esta descripción: 

EL CUPLÉ
Por Olga María Ramos

Adivina, adivinanza 
un género musical
que es atrevido, romántico,
cómico, sentimental,
sicalíptico, dramático,
picaresco o militar.

Que se acompaña a capricho
por habanera, por vals,
chótis, mazurca, foxtrot,
charlestón o cake-bal.

Que divierte y emociona
haciendo, a veces, llorar…
al que llaman “arte breve”
siendo un arte colosal.
Que en sus poemas encierra
mil historias que contar…

¿Qué es imposible, aseguras,
un género tan total?

Eso es que nunca escuchaste
el Cuplé interpretar
como lo hiciera La Ramos
en su entrañable local

Y HEREDÉ AMIGOS

Ese es el caso del periodista y escritor Ángel del Río, Cronista de la Villa de Madrid y profundo admirador de mi madre. 



El pasado 16 de Mayo, en el colofón de las Fiestas de San Isidro, regresé a Las Vistillas. En un reciente encuentro con Ángel, le había dicho que iba a comenzar mi espectáculo leyendo parte del prólogo que me había escrito para mi libro "De Madrid al Cuplé, una crónica cantada". Cuando avancé hacia el borde del escenario, allí estaban Ángel y su simpática mujer; entonces, abrí el libro y comencé a leer el prólogo...



El cuplé hay que escucharlo con devoción, en la penumbra abacial de local recoleto, aromatizado de café o de copas con filos de carmín, que es la huella amorosa del beso en el cristal. 




El cuplé salé del alma que lo canta y se acuna en el corazón de quien lo escucha. Es tan íntimo, que lo llevamos dentro; es tan entrañable que acaricia nuestras fibras y las provoca acordes musicales, como acarician los dedos de Olga Ramos las cuerdas de un violín, que de tanto pegarse a su rostro, le ha dejado en la piel perfume de rancia madera. 


  
El cuplé es ingeniosa picardía que se viste de largo; elegante atrevimiento que sale del pecho, sin exagerar el escote. Decía algún clásico, que es un género insinuante, que todo lo dice sin ofender a nadie. Es algo de picaresca que deja la frase inconclusa en puntos suspensivos, para que el espectador cierre con una palabra lo que la imaginación le sugiera... Y, además, su música arrastra, burbujeante el ánimo. 
El cuplé es el elixir de la eterna juventud que Olga Ramos se toma cada noche antes de acostarse y por la mañana, cuando se levanta. Y aflora suave, cadencioso, por su garganta. Olga María es la hija del cuplé, porque de otra manera no podría ser la hembra que parió la Ramos de su matrimonio con El Cipri, garboso donde los hubo, madrileño castizo, chipén, amigo del bureo, cajista de imprenta, como el Julián, mecido en la cuna del sainete y criado en los ambientes más entrañables del Foro donde, como hiciera Arniches con el lenguaje popular de Madrid, incorporó a sus composiciones como todo lo que los madrileños tienen, tenemos, de cupleteros por el simple hecho de ser castizos. El cuplé es a Madrid lo que el tango a los arrabales bonaerenses, pero con más gracia, menos dramatismo y más chispa, entre picantona y "semi-recatada".

Al día siguiente, el cronista ya me anunciaba que su carta a la alcaldesa del miércoles 18 de mayo, me tendría a mí como protagonista. 

CARTA DE ÁNGEL DEL RÍO
Cronista Oficial de la Villa de Madrid

Señora Alcaldesa:

         Las fiestas de San Isidro se cerraron el pasado lunes en las Vistillas con un espectáculo puramente madrileño, castizo, entrañable. Actuó en primer lugar Mari Pepa de Chamberí, y después lo hizo la “hija del cuplé, Olga María Ramos, hija de la inolvidable cupletista Olga Ramos y del compositor del foro, conocido como el Cipri. Y de pura cepa castiza y chulapona le viene a Olga María la pasión por esa música, esas letras, ese manejo saleroso y elegante del mantón de Manila sobre sus hombros, y esa pizquita aguda de ironía y picante que le pone a sus actuaciones. El cuplé, el chotis, son la expresión más evidente de que una ciudad no puede estar en la vanguardia de los nuevos tiempos, si ha perdido su historia más íntima y tradicional. Y este es el caso de nuestro Madrid, que vive gracias a su pasado costumbrista y sencillo; gracias a esas entusiastas  agrupaciones castizas y a artistas como Olga María Ramos, que el pasado lunes firmó una actuación brillante, llena de fervor madrileñista, evocadora, sentida, en un escenario tan especial como es el de las Vistillas. Por cierto, nunca había visto en este punto y aledaños, tanto público como el pasado lunes, gente entusiasta, participativa, metida en el espectáculo. Estaba a reventar, y, créaselo señora Alcaldesa, con mucha gente joven, mucha, entretenida, interesada, abducida por el embrujo de un cuplé retrechero o de un chotís verbenero, lo que demuestra que este género no ha perdido la magia, que pese a lo que algunos piensen, sigue gustando a las nuevas generaciones, porque es parte del alma de Madrid y mientras ese alma permanezca pura, el Madrid de antaño sigue estando vigente hoy, y lo estará mañana. Gracias a la hija del cuplé, a Olga María Ramos, por ese espectáculo de madrileñismo puro y de calidad que nos regaló para cerrar las fiestas de San Isidro de este año y que despertó, una vez más, el sentimiento de Madrid que acunamos dentro de nuestro fuero interno. Gracias, Olga María


 Las Olgas cantan "Aquel Café"
L y M Olga María Ramos



Frente  a frente




Mamá, cántame "Evocación"







Los mantones son abrazos que me da mi madre

















  




A Patricia Llaneza no la heredé pero el Cuplé también tuvo que ver ya que, pese a su juventud, Patricia amaba el género y quiso incluirme en su galería. 


La primera  vez que posé para Patricia Llaneza

Fotografías que pasaron a ser "almografías" cuando comprobé que mi alma trascendía en sus imágenes. 

Muchas de ellas las pueden ver en la galería de mi nueva Web


Recuérdenme que otro día les hable de mis "Eslabones"... Verán,  llamo eslabones a las personas que de alguna forma, me ayudan a continuar, me apoyan incondicionalmente, me regalan su tiempo luchando por algo en lo que creen... 

A ellas me aferro como el que se aferra a una cadena para seguir avanzando. Estos eslabones son tan resistentes como delicados, están hechos de un material inalterable al tiempo y las decepciones. Se mantienen unidos porque les enlaza el amor a un género y a una intérprete a la que consideran auténtica. Son ya muchos los eslabones que forman mi cadena... Mar, Vianey, Faustino...
  

Y si se encuentran perdidos en un Madrid desconocido, 
acudan  al Teatro Prosperidad donde, tenaces, 
defendemos "la Banda sonora de Madrid". 





CONTRATACIÓN DE CONCIERTOS
Y CONFERENCIAS CANTADAS EN: